Mensaje de nuestro Director Médico sobre el Coronavirus / COVID-19

Afortunadamente, hasta el momento no hay casos positivos de COVID-19 en Nuevo México, pero lo más probable es que no pase mucho tiempo antes de que se identifiquen algunos.  En La Familia Medical Center estamos tomando precauciones para que los más vulnerables en la comunidad no se infecten.  Actualmente, estamos trabajando junto con el Departamento de Salud de Nuevo México, los otros hospitales y centros de salud locales, así como con la Municipalidad de Santa Fe para coordinar una respuesta a nivel comunitario.  Estamos dedicados a proveer a nuestros pacientes y comunidad información actualizada sobre maneras de protegerse uno mismo, su familia y comunidad.

Primero, es importante saber cómo se transmite el virus corona.  Este virus es una enfermedad respiratoria que se transmite por gotitas.  O sea que una persona infectada sólo puede transmitirlo por secreciones orales en forma de gotita.  Alguien que tose o estornuda cerca o directamente sobre usted (probablemente a una distancia de no más de seis pies) puede transmitirle el virus únicamente si las secreciones orales de esa persona tienen contacto con las membranas mucosas suyas.  Eso puede ocurrir de distintas maneras:  1. La persona tose y sus secreciones orales caen en la boca, nariz o labios suyos.  2. La persona tose y sus secreciones orales le caen a usted en la piel o ropa, usted toca esa área y luego se toca la boca o nariz.  3. La persona tose y sus secreciones orales caen en otra superficie, usted toca esa superficie y luego se toca la cara (este es el método menos posible).  El factor más importante para controlar la infección es identificar la fuente de posible infección (un paciente sintomático que se ha confirmado que está infectado) y minimizar el riesgo de que se la pase a los demás.  Entre más enferma está la persona con mucha tos, estornudos, mocos, es mucho más posible que transmita el virus.  Las personas asintomáticas también pueden propagar el virus, pero como no tosen ni estornudan mucho, talvez es mucho menos probable que se lo peguen a contactos casuales.

Si se expone al virus y empieza a mostrar síntomas, probablemente tomará unos cinco días para que se empiece a sentir mal, generalmente primero da fiebre y una tos seca.  Pero el comienzo de los síntomas podría ser de entre dos a 14 días, razón por la cual muchos estados están poniendo en cuarentena por dos semanas a las personas que han estado expuestas.

Finalmente, es probable que cuando tengamos toda la información, en general el índice de fatalidades para el COVID-19 sea menos del uno por ciento.  La gran mayoría de esas muertes serán de mayores de 70 años o con sistemas inmunitarios debilitados.  Para la mayoría de nosotros, tener este virus será como tener un resfriado fuerte.  No tenemos que preocuparnos mucho sobre nosotros mismos si nos da, pero sí tenemos que asegurarnos de que no se lo pegamos a los demás.  Todos necesitamos ser muy cuidadosos y proteger a los miembros de nuestra comunidad que son mayores, o tienen enfermedades crónicas o están embarazadas.

Lo que estamos haciendo en La Familia para reducir el riesgo de que el virus se propague.

Estamos aislando a los pacientes enfermos.  Estamos pidiendo a aquellos que tienen síntomas que primero llamen, que se identifiquen en la recepción para que podamos asegurar que reciben una atención eficiente y que no exponen a los demás o exponen al menor número de personas posible.  No estamos negando servicios a ninguno de nuestros pacientes ya establecidos; sin embargo, a los que tienen síntomas leves de resfriado, como tos y fiebre sin que les falte el aliento, les estamos pidiendo que llamen antes de venir para poder indicarles qué pasos seguir.

Para lo demás, no hay nada adicional que podamos hacer en la clínica.  Mantener a los que no necesitan atención clínica fuera de nuestras instalaciones protegerá mejor a los pacientes vulnerables y al personal.

El lavado de las manos.  El jabón regular elimina completamente el virus y funciona todavía mejor que el desinfectante para manos.  Nos lavamos las manos frecuentemente, especialmente antes y después de ver a cada paciente, antes y después de tocar pacientes y antes y después de tocar cualquier superficie posiblemente contaminada. Aquí hay un video de cómo lavarse las manos: https://www.cdc.gov/handwashing/esp/videos.html.

Mascarillas.  Sólo protegen a la persona que las usa y protegen parcialmente y por un corto tiempo.  Además, dan un falso sentido de estar protegido cuando en realidad no es así. Si una persona enferma le tose encima y usted toca el área donde la persona tosió y luego se toca la cara, puede resultar infectada AUNQUE TENGA PUESTA LA MASCARILLA.  La misma mascarilla se puede convertir en portadora de la enfermedad si se usa por mucho tiempo o se quita incorrectamente.  Sin embargo, si una persona con síntomas usa mascarilla, puede proteger a las personas con quienes tiene contacto mientras está en la clínica y evita diseminar la infección en otras superficies.  Si tenemos un número limitado de mascarillas, las usaremos para los pacientes primero.

Limpieza de superficies.  Tendremos que prestar atención especial y adicional a esto.  El personal de enfermería están trabajando para asegurar que todos saben el procedimiento de limpieza y lo siguen.  Si el virus corona se presenta en Nuevo México, podríamos designar ciertas salas para aquellos con síntomas y otras en un área separada para pacientes que probablemente tienen sistemas inmunitarios debilitados.

Lo que Ud. puede hacer.

Distancia.  Evite estrechar manos y si es posible mantenga cierta distancia entre usted y los demás en lugares públicos

Lavado de manos.  Acuérdese que el agua y el jabón son la mejor manera de eliminar el virus.  Lávese las manos por 20 segundos y asegúrese de frotar todas las superficies—entre los dedos y los lados de las manos.  Los desinfectantes de manos son una buena opción si no tiene acceso al agua.

Cuidado con lo que toca.  Trate de minimizar el tocarse la cara, cualquier superficie en lugares públicos y su teléfono.  Ahora es cuando se puede disminuir el uso del teléfono; también hay que limpiarlo periódicamente

Almacenamiento de suministros: Acuérdese que se trata de una pandemia no de una tormenta de nieve.  Si no está enferma, el riesgo de ir al supermercado y contagiarse es muy bajo.  Cuando unas cuantas personas acaparan todos los suministros, los que más los necesitan se quedan sin ellos y eso puede ponernos en peligro a todos.  Por ejemplo, las personas que probablemente necesitan desinfectantes de manos más son nuestros asistentes de atención médica en el hogar, quienes entran y salen de las casas de los más vulnerables diariamente.  Los trabajadores de la salud realmente necesitan tener acceso a las mascarillas.  Si alguna vez usted ha tratado de cambiar un pañal sucio en público sin toallitas húmedas, usted sabe bien lo mucho que los padres de los bebés necesitan esas toallitas.  Por favor, recuerde que la mayoría todo lo que necesita para estar segura es agua y jabón y tener presente estas sugerencias.

Si está enferma, quédese en casa.  Esto es crítico.  Por favor no exponga a los demás si está enferma aunque esté segura de que no tiene el virus corona.  Especialmente, manténgase alejada de las personas mayores de 60 años, de las mujeres embarazadas y de cualquier otra persona que pueda tener un sistema inmunitario debilitado.  No vaya al trabajo.  Quédese en casa y, si vive con otras personas, trate de dormir por separado y use un baño separado.  Si eso no es posible, no comparta sus toallas.  ¡Póngase la vacuna de la influenza!  En lo que va del año, como 30 millones de personas han contraído la influenza y 17.000 han muerto.  El gran número de casos de influenza combinado con el virus corona tiene el potencial de saturar nuestro sistema de sanidad seriamente.

Al protegerse, usted puede ayudar a los más vulnerables en nuestra comunidad.  Chequee con los vecinos que viven solos o son mayores, ofrezca ayudarles con ir de compras o hacer otros mandados.  Pregúnteles si necesitan algo.